Euskaltel vuelve al ciclismo, de naranja otra vez; con la Fundación Euskadi como siempre. Su objetivo es regresar al Tour, reeditar sus hazañas de principios de siglo. Su presidente, Mikel Landa, quiere competir por las carreteras francesas con el maillot de su primer equipo profesional. A los 30 años, acaba de fichar por el Barhain-Merida, donde, premonitoriamente, el nuevo jersey también es naranja, pero su sueño es acabar su carrera deportiva en casa.
El equipo volverá a llamarse Euskaltel-Euskadi. La empresa de telecomunicaciones se ha comprometido hasta 2023, con ánimo de ampliar la relación. El consejero delegado de la compañía, José Miguel García, desveló el acuerdo el miércoles, durante una conferencia: “Cuando estaba en Australia, de repente aparecieron tres chicos australianos con la camiseta del Euskaltel. El equipo ha sido muy importante, ha trascendido. Ahora, el presidente, Xabier Iturbe, junto al equipo de comunicación y márketing, son los que han trabajado para que sea posible de nuevo”, aseguró. “Juntos somos más fuertes”, es el lema del equipo, que aspira a pintar de naranja otra vez las laderas de los Pirineos. En la Vuelta al País Vasco, el maillot de los éxitos regresará a las rutas ciclistas.